Bosquejos Sugeridos para los Sermones

INTRODUCCIÓN A LOS BOSQUEJOS PARA SERMONES

Bienvenido a los bosquejos sugeridos para los sermones de la serie “¿Estoy Verdaderamente Siguiendo a Jesús? El propósito de esta introducción es proveer un marco de referencia y algunas explicaciones sobre los bosquejos y sugerir algunas maneras en las cuales puede usarlos. Pulse el cursor  aquí para ser re direccionado directamente a la tabla de contenidos para los bosquejos de sermones.

El espíritu detrás de los bosquejos

Estos sermones son maneras sugeridas para presentar una verdad central para el tema de cada semana en la serie de estudios. Algunos pastores tienen 30 minutos para un sermón, otros pastores cuentan con 90 minutos; de manera que no es posible proveer un bosquejo detallado para cada situación. Utilice estos bosquejos como sugerencias sobre las verdades a cubrir y ajústelos al tiempo disponible. Siéntase libre de enfocarse en otras verdades o adaptar estos bosquejos según el Espíritu Santo lo dirija. Un pastor comentó “¡podría compartir siete sermones del material presentado en una semana de contenido de los estudios bíblicos!”. Esperamos que estos bosquejos le provean algunas ideas sobre cómo presentar estas verdades.

Versículos clave y verdades centrales para cada sermón

El bosquejo sugerido está construido sobre la base de versículos bíblicos clave y una verdad central. Puede seleccionar sus propios versículos y verdades clave utilizando los lineamientos siguientes:

  • Revise los versículos y escriba los puntos importantes para cada día.
  • Usando estos resultados, pregunte a Dios que es lo que El desea comunicar en su sermón.
  • Seleccione los versículos y verdades centrales que los ilustran.

Esto le ayudara a apropiarse del sermón. Mucho del contenido del bosquejo todavía se puede aplicar a su mensaje.

Importancia de las ilustraciones y las historias

Podrá notar cómo se incentiva continuamente el uso de historias e ilustraciones. Las historias son una manera ponderosa de mantener la atención y recordar verdades. Algunas de las ilustraciones más importantes provendrán de su propia vida. Las personas de repente despiertan cuando comienza a compartir sus propias experiencias. Sea honesto y transparente. El apóstol Pablo lo fué.

En culturas de tradición oral, los pastores podrían preferir desarrollar historias que ilustren una verdad fundamental. Los versículos clave y  verdad central proveen un enfoque y una meta para lo que está tratando de comunicar.

Con estos bosquejos no es práctico proveer ilustraciones, por eso, coleccione sus propias ilustraciones y piense bien lo que estas ensenan. Una buena ilustración al comienzo puede servir como ‘gancho” para atraer la atención de su audiencia. Es de muy útil terminar con una buena ilustración que las personas puedan recordar cuando salgan. Trate de incluir en su sermón una ilustración de 3 a 5 minutos.

Referencias bíblicas provistas en los bosquejos

Para la mayoría de puntos se provee versículos bíblicos de referencia. Puede seleccionar cuales versículos  leer y cuales solo resumir o mencionar. Es muy importante ofrecer copias de las lecturas diarias para que las personas utilicen durante sus tiempos de quietud de la siguiente semana.

Ejemplo de sermón basado en los bosquejos.

Se provee un sermón corto para la semana 1 de los estudios bíblicos #1 y #2. El propósito es proporcionar un ejemplo de cómo desarrollar sermones a partir de los bosquejos.

Otras sugerencias sobre como compartir el sermón

Es de utilidad conocer lo que su audiencia está pensando, y rara vez los pastores obtienen retroalimentación de parte de la congregación; por esa razón se realizo una encuesta entre algunos  creyentes. Se les pidió que proporcionaran tres recomendaciones que le darían a su pastor a fin de ayudarle a compartir sermones más efectivos en cuanto a cambiar la vida de quienes los escuchan. El resultado de estas encuestas aparece en el sitio web www.seguidordejesus.org, en la sección “Manual del Pastor”.

Pulse el cursor aquí para ser re direccionado a la tabla de contenidos para los bosquejos de sermones.